Moquitos Girl N°1: la vida real de una fashion blogger

Elegantes, bellas, jovenes y atractivas. Reinas indiscutibles del Instagram, Facebook, Twitter y pare usted de contar. Coquetas hasta decir basta, cuchis y amigables ¿Acaso podrían ser más perfectas las fashion bloggers?

Es una obviedad decirlo, es una obviedad si quiera mencionarlo, pero la vida que se construye tras las pantallas de una computadora no es un reflejo de la realidad. En otras palabras, la chica tan bonita que admiras en las redes sociales podría ser una escoria de persona y nosotros ni nos daríamos por enterados. El glamour es solo chispa sin vida. No eres una estrella, eres un ídolo cubierto de purpurina artificial: tu vida no se parece en nada a tu cuenta de Instagram. Todo es un engaño.

snotgirl-1-cover

Y la vida de Lottie es así. Ella es hermosa, joven y tiene un blog de modas muy popular, pero su vida personal no podría ser más miserable. Su novio la ha dejado hace poco, y para colmo sus alergias controlan su vida, por lo que la mayoría del tiempo su nariz escurre un reluciente y vistoso líquido verde. ¿Podría algo ser peor que el hecho de que la pobre Lottie deba luchar a diario con una nariz mocosa y un par de ojos llorosos? Con una descripción así, pensarás que esta chica se ahoga en un vaso de agua (y lo hace), pero aquí está la cosa: Cuando toda tu vida se basa en apariencias, algo tan simple como los mocos pueden arruinarte.

Snotgirl, es un cómic de Brian Lee O’Malley y Leslie Hung. Él primero es ya mundialmente reconocido por ser el creador de Scott Pilgrim, y la segunda es una ilustradora con un futuro prometedor y un estilo de dibujo distintivo, muy inspirado en los mangas shojo. Juntos han lanzado a Snotgirl para Image Comics.

snotgirl-5

Snotgirl n°1 te introduce a las vicisitudes de la vida de Lottie Person, sus amigas, y por, supuesto, sus mocos. El dibujo de Leslie Hung es bonito, muy apropiado para este tipo de historias, aunque, en ciertas escenas carece casi por completo de detalles en los fondos. La narración se enfoca bastante en los primeros planos, destacando las facciones bonitas (y los moquitos) de la protagonista. En general, veo a Snotgirl como una versión mejorada de series como Selfie, y aunque este primer número es una introducción decente, nada realmente interesante pasa hasta el final, quedando en un cliffhanger. No puedo dejar de destacar que el argumento es demasiado superficial para ser tomado totalmente en serio, por lo que es una lectura bastante ligera, y seguramente entretenida para pasar el rato. Lottie genera más pena que simpatía, pero no es del todo mal personaje. Definitivamente, el dibujo es lo mejor, y seguramente seguirá mejorando al pasar de los números.

snotgirl-3

 

7 Artes y oficios posmodernos que Aníbal Nazoa nunca conoció

Hace poco terminé de leer Las Artes y los oficios de Aníbal Nazoa, y me llamó poderosamente la atención. No por estar bien escrito (que lo está) o ser gracioso (que lo es, bastante), si no por ser una obra tan atemporal, que todo de lo que ahí se habla puede aplicarse a la contemporaneidad venezolana. Me da la impresión de que Aníbal entendió tan bien todas las mañas y trucos de sus compatriotas, que no pudo más que burlarse de ellas. Sin duda, un talentoso escritor, como su hermano Aquiles, quien escribió algunos de mis cuentos infantiles favoritos.

las-artes-y-los-oficios-de-anibal-nazoa-4196-MLA2706600140_052012-F

Esta no es la edición que tengo, por cierto, pero me gusta ese dibujo.

Sin embargo, puesto que Aníbal murió en 2001, nunca pudo experimentar (menos mal) la más nueva y tragicómica crisis que enfrenta nuestro país. Una economía deshecha, una moral por los suelos, una nutrición deficiente… Bueno, si usted es venezolano, ya se sabe este cuento: que el país más septentrional de América Latina perdió su norte. La historia nos dice que nuestro país que ha ido de crisis en crisis desde el momento de su fundación, pero esta crisis en particular ha engendrado una nueva generación de artes y oficios curiosísimos.

anibal12350287_114264328104

Aníbal

Me imagino que si el señor Nazoa estuviese vivo y escribiera algo así como Las Artes y Los Oficios 2, tal vez hubiese puesto alguna de estas nuevas profesiones. Por supuesto, que el las hubiese escrito de una manera en la que el lector se desternillara de risa, no como este burdo y muy simplista homenaje/experimento creativo inspirado en su obra.

Así que aquí voy, a enumerar unas artes y oficios tan pero tan posmodernas, que necesitan de una clara explicación. Desde la profesión más prestigiosa, hasta la que más repele.

Continuar leyendo

Los años (porno) pre-Marvel de Chuck Austen

Nunca he sido asidua al cómic de superheroes mainstream. Los cómics de Marvel y DC tienen tantas interpretaciones, universos alternos y continuaciones, que es muy difícil para una neofita saber por donde agarrar tales historias. Sin embargo, puedo presumir de al menos conocer ciertos nombres entre autores mainstream, principalmente dibujantes. No soy ajena del trabajo de Frank Choo o Adam Hughes, y sí, incluso conozco al pérfido Rob Liefeld, sin embargo, había algo en el nombre de Chuck Austen que me llamó la atención. Es el eco en tu cerebro que te dice que ya has oído ese nombre antes, pero no sabes donde.

Primero lo primero

Me encontré con el trabajo de Austen buceando en la páginas de Zizki, donde encuentras cualquier cantidad de perversiones vintage (el cómic porno de nuestros abuelos, si les cuento las joyitas que me he encontrado…). Fue por pura casualidad que me encontré con un cómic de los 80s (tenía que ser), que es como el bastardo de un hentai ochetero y un cómic de Archie. Por su puesto, el cómic era de Chuck Austen.

Ahora bien, mi natural curiosidad me hizo buscar más sobre el autor. Digamos que lo que encontré no fue bueno.

Continuar leyendo

AdT – Historia de un perrito

Su nombre era Faraón, pero durante un buen tiempo no tuvo quien lo llamara por ese nombre. Era alegre, delgado, pardo. Algunos de los que pasaron por mi vereda dijeron que parecía un zorro. Sí, su colita daba esa impresión, y si no hubiese tenido las orejitas caídas, yo misma hubiese dicho que era miembro de la noble estirpe de los Vulpes. Pero no, aquel solo era un perrito, no mayor de ocho meses de edad.

PTDC0080.JPG

Nació en la calle. No estoy segura de donde exactamente, nunca logre ver a su madre aún cuando él solo era un cachorro y vagaba por ahí.

Era un perrito de nadie. Hubo gente que clamó que era suyo; realmente era de nadie. Los primeros meses de su vida lo vi desde lejos, acostado en la placita de mi urbanización, siempre me pregunté de quien era, en ese momento todavía no me había dado cuenta del enorme limbo en el que estaba. Ocasionalmente, cuando yo salía, me seguía, eso se le volvió un habito. Yo siempre le daba pan y lo acariciaba. Me encantaba tener su compañía, era muy dulce, amigable, manso. ¿Cómo alguien podría hacerle daño a un ser así? Él lo único que anhelaba (como cualquier perrito en su situación) era que le dieran comida y que le hicieran cariñito en la cabeza.

Después de un tiempo no lo vi más. No estaba en la plaza, y ya no corría hacía mi cuando oía la puerta de mi reja abriéndose. No venía, así de simple. Cuando aparecía, lo hacía con un espíritu mermado por el hambre y los parásitos. No era el mismo juguetón y alegre perrito. En este punto, la gente de la plaza, quienes (supuestamente) le administraban alimentos, tomaron una resolución silenciosa pero unánime: dejarle morir de hambre y de enfermedad.

PTDC0077.JPG

Recuerdo que llegó un momento en el que no se pudo levantar, no podía sostenerse por si mismo, sólo se quedaba echado en la plaza: tan grande era su debilidad. Mi madre decidió que lo lleváramos al veterinario, que no lo dejaríamos morir en ese estado. Y en efecto, le llevamos y vimos que sufría de una anemia grave. Necesitaba tratamiento.

Durante unos meses estuvo con nosotras, mi madre, mi abuela y yo. Nos pusimos la tarea de hacer que se mejorara, que comiera, que volviera a correr. Lo siguientes meses fueron los mejores de su vida. Es en ese momento decidimos dejarlo de llamar por el nombre por el que lo llamaba la gente que no lo quería, los que lo habían dejado, y le pusimos Faraón, por el delineado en negro casi perfecto de sus ojos. Se acostumbró a su nuevo nombre. Era un amor.

PTDC0028

Pero recayó tiempo después. Se volvió a poner débil, pálido en las encías. No tenía ganas de comer ni de tomar la medicina. Ya que estaba muy frágil para llevarlo al veterinario nuevamente, tuvimos que traer a uno a la casa. Él hizo todo lo que pudo, nosotras también.

Murió esta misma mañana, no en el limbo en el que nació, sino en un hogar. Fuimos las únicas que lo quisimos, a pesar de que él era el mejor perrito que uno puede desear.

Fue un pequeño gran perrito que se fue muy pronto por la indiferencia y los maltratos de quienes estuvieron con él primero. Tengo el corazón roto, pero al menos sé que no va a sufrir más, mi Faraón 🙂

PTDC0009.JPG

Descansa en paz, amiguito.

 

Gif: Etimologías del periodismo

Mi primer y escueto gif. Traté de hacer algo bonito, soy nueva en esto.

etimologiasperiodismo.gif

Aquí pueden leer el artículo completo sobre las etimologías del periodismo. Enjoy. 🙂

Etimología del Periodismo

La Espiral: Blog sobre Comunicación

Por Ana Sofía Ramírez Heatley

La información es el principal componente de esta actividad, entendida en su forma básica como captación, tratamiento y divulgación de noticias y datos; no obstante, el vocablo que usamos para nombrarla descansa esencialmente en su periodicidad, pues sobra decir que periodismo proviene de periodo, del latín periodus, y éste a su vez, del griego períodos. Lo mismo ocurre con la palabra periódico, ‘publicación que se imprime con determinados intervalos de tiempo’, pues destaca la repetición, regularidad y frecuencia de la impresión por encima del aspecto noticioso e informativo. Esta palabra proviene del latín periodicus y del griego periodikós, adjetivo que significa ‘que guarda un periodo determinado’.

Re-vistazo a las publicaciones

  • Las revistas fueron originalmente publicaciones dedicadas a la critica de una obra o representación teatral, de ahí que esta palabra se haya formado por el prefijo re-, ‘de nuevo’ más vista

Ver la entrada original 622 palabras más